domingo, 9 de julio de 2017

UN ESPÍA ALGO CHAPUZA.


Lo ocurrido en nuestra capital y en la zona sur tiene más de guión de película de serie que de realidad, pero sin embargo ocurrió de verdad.

La Policía nacional ha detenido a un individuo por allanamiento de morada y delito contra la intimidad.

¿Pero que había hecho este buen señor?

Pues que aprovechando que su vecina le había dejado una llave de su domicilio en un momento determinado por si ocurria algo en su ausencia, él hizo una copia y un día instalo en el baño de la vecina una cámara enfocada hacia el baño para grabar todo lo que allí ocurría.

El plan le salió bien hasta el momento que la oscilación de la luz del aparto lo delató.

El asunto se acabó cuando el matrimonio hizo entrega del dispositivo a los funcionarios policiales quienes pudieron comprobar cómo en uno de los archivos que contenía, aparecía el vecino denunciado en el momento de ocultar la cámara enfocando hacia el cuarto de baño y en otro a la denunciante haciendo uso del servicio.

Por todo ello los agentes procedieron a la localización y detención del denunciado como presunto autor de los delitos de allanamiento de morada y contra la intimidad.

Y se le ha acabado la libertad a este hombre de 43 años que se metió a espía sin haberse preparado para ello.

Es que los hay que les gusta más una cámara que a un tonto una tiza.

Después de presentado ante el juez ha quedado libre sin fianza y en espera de un juicio en el que puede acabar con su libertad y darle un pasaporte para los hoteles de “Juan Grande “ o el de “El Salto del Negro”.

No hay comentarios: