sábado, 1 de julio de 2017

TRUMP Y COREA DEL NORTE.



Hoy, al ver las noticias en los periódicos del día, hemos dudado. Una duda muy justificada si analizamos la siguiente frase: "La era de la paciencia estratégica con el régimen de Corea del Norte ha fracasado. Francamente, la paciencia se ha acabado".

Si la frase la hubiera dicho cualquier persona que no fuera el Presidente de los Estados Unidos, nos hubiéramos sosegado, pero la ha dicho el Presidente más bélico que ha tenido el país más poderoso de la Tierra.

Este personaje que cada día nos deleita con algo nuevo para que nos vayamos entreteniendo con sus fanfarronadas y sus mentiras, ahora quiere volver a una guerra en el Paralelo 38 para que se realicen las escenas de los antiguos tebeos de “Azaña Bélica “donde siempre era el ejército americano el que ganaba por goleada dada su fuerza militar.

Trump ha afirmado que su administración está ya trabajando estrechamente con Japón y Corea del Sur "en el marco de una serie de medidas diplomáticas, económicas y de seguridad para proteger tanto a liados y ciudadanos de esta amenaza llamada Corea del Norte".

Solo le faltó decir que estaban preparándose para meterle manos a Corea del Norte que también está siendo gobernada por un loco paranoico que solo piensa en la guerra y en destruir a Israel y al pueblo americano.

El presidente estadounidense ha anunciado además, junto a su homólogo surcoreano, un plan para emprender la desnuclearización "integral y por fases" de Corea del Norte, a cuyas autoridades ha pedido que "elijan un camino mejor para aliviar el sufrimiento de su pueblo".

Nos hace gracia que estos dos presidentes empleen sus fuerzas en emprender la desnuclearización "integral y por fases" de Corea del Norte. Que nos cuenten como piensan hacerlo si no es declarando la guerra a una Corea que solo vive para pasarles las cuentas a sus primos hermanos del sur, siempre apoyados por los Estados Unidos.

Pensamos que los americanos tienen que ponerle freno a las locuras del Sr. Trump que quiere gobernar ese poderoso país como si estuviera haciéndolo como una de sus empresas en las que hace lo que quiere, cuando quiere y donde quiere.

Y deben hacerlo porque si no lo hacen, se pueden encontrar en una nueva guerra en el paralelo 38 de triste recuerdo para muchos americanos que la vivieron.

No hay comentarios: