sábado, 1 de julio de 2017

LA AMNISTÍA DEL SR. MONTORO.


Ante la propuesta de ley presentada por el PSOE sobre las listas de los 31.000 amnistiados por el Sr. Montoro en el año 2012, Montoro se muestra preocupado y da un paso atrás para asegurar que no se conocerán dichas listas.

La posición del ministro contrasta con la expresada por fuentes de Hacienda el pasado 10 de junio en la que mostraban disposición a revelar los nombres como prueba de que no tienen nada que ocultar. «Que lo pida el Parlamento y publicamos la lista», afirmaron. Montoro no hizo suya esa frase en su reunión con Ciudadanos, sino lo contrario. No llegó a pedir expresamente el apoyo de los diputados de Albert Rivera para frenar la iniciativa socialista, pero sí les trasladó la necesidad de que no salga adelante para no cambiar las reglas de juego en las que 31.000 personas y empresas aceptaron revelar su patrimonio evadido.

El grupo parlamentario socialista registró horas antes del encuentro en el Congreso de los Diputados entre el PP y Ciudadanos, una proposición de ley para obligar al Gobierno a revelar la identidad de las personas físicas y jurídicas que rellenaron la llamada declaración tributaria especial de 2012, que les perdonaba años de evasión.

Según el PSOE, basta con añadir una nueva disposición adicional a la Ley 58/2003 de 17 de diciembre General Tributaria para que se desvelen los nombres. Montoro considera que tal medida daría lugar a un espectáculo sin relevancia política, puesto que, según insistió durante la reunión con los representantes de Ciudadanos, en la lista no hay apenas personas vinculadas a los partidos y la inmensa mayoría son grandes fortunas del país. Además, según su argumentación, en ningún país europeo se hacen públicas listas semejantes con la excepción de Alemania, en que es posible por razones de interés social, que dejan demasiada arbitrariedad, según fuentes del Ministerio.

Con estos argumentos, el Sr. Montoro protege no solo a esos que dice que son empresarios o grandes fortunas, sino a los defraudadores y corruptos que han traído dinero de los paraísos fiscales para blanquearlos al abrigo de esa ley.

Nos parece que ya es hora que “ el pececito” abandone la pecera del ministerio de Hacienda y haga caso al Parlamento donde ha conseguido por sus méritos que le hayan repudiado por lo bien que hace su trabajo.

 

No hay comentarios: