jueves, 13 de julio de 2017

JUECES QUE LUCHAN POR SUS DERECHOS.


Unos 40 jueces de instrucción de Madrid han presentado una demanda en el Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo número 1 de la Audiencia Nacional que ha admitido a trámite la demanda interpuesta.

¿Qué ha podido ocurrir para que se presentara esa demanda?

Reclaman una indemnización por la vulneración del derecho al descanso tras haber prestado servicio de guardia. La cuantía global de la reclamación puede acercarse al millón de euros.

Los jueces de Madrid llevan dos años intentando que el Ministerio de Justicia repare lo que consideran un flagrante incumplimiento de una directiva comunitaria de 2003 que protege el "descanso adecuado" de los trabajadores y es de aplicación a todos los sectores de actividad, tanto privados como públicos. La norma comunitaria establece el derecho a un período de descanso mínimo de 11 horas consecutivas en cada período de 24 horas y un descanso mínimo de 24 horas ininterrumpidas cada siete días.

Los reclamantes, tras una guardia de 24 horas debían incorporarse sin solución de continuidad a su respectivo Juzgado de Instrucción para seguir ocupándose de asuntos muchas veces de gran complejidad. Entre los demandantes se encuentran el instructor del caso Madrid Arena, Eduardo López-Palop; Juan Javier Pérez, que se encargó del accidente del avión de Spanair, en el que murieron 154 personas, o Arturo Zamarriego, que instruyó el caso del pequeño Nicolás y la derivada conocida como 'guerra de comisarios'.

La demanda tiene a su favor varios precedentes en los que se ha dado la razón a los jueces. Uno de ellos fue la sentencia de enero de 2015 dictada por el Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo número 5, que estimó la demanda planteada por el entonces juez central de instrucción Eloy Velasco, representado por el letrado José María Macías, ahora vocal del CGPJ.

La resolución calificó de "anómalo" que los jueces no tengan derecho al descanso tras una guardia y afirmó que "ninguna razón" hay para excluirlos de ese derecho, del que sí disfrutan otros servidores públicos.

Es gracioso que la justicia no haga justicia con los que aplican la justicia. Estos Sres son trabajadores como otros que tienen esos privilegios si su trabajo les hace trabajar duramente. Esperamos que el ministro se moje y trate de solucionar un problema que no solo afecta a los 40 jueces madrileños. Esa misma arbitrariedad se produce en toda España y ya es momento de dejar este tipo de problemas resueltos llevando a cabo la ley.

No hay comentarios: