jueves, 6 de julio de 2017

EL PROBLEMA CATALÁN ES MUY GRAVE.


El problema de Cataluña se complica cada vez más. Por un lado, el Sr. Rajoy no hace nada para resolverlo políticamente hablando con el gobierno catalán y por el otro, el gobierno catalán sigue en la idea de declarar la independencia por encima de todas las cosas.

Una situación muy complicada en la que se debe tener mucha mano izquierda para que se pueda llegar a un entendimiento entre ambas partes.

Pero por parte de algunos ministros, al hacer declaraciones, meten la pata de mala manera y lo que obtienen es que los catalanes se sigan calentado y apartándose cada vez más de las consignas recibidas desde Madrid.

Un ejemplo ha sido la apelación al Ejército justo el día en que la Generalitat presentaba su Ley de Referéndum en la que la ministra Sra. De Cospedal se limitó a recordar lo que dice la Constitución del papel de nuestras Fuerzas Armadas, plenamente democráticas. Los medios añaden que la especialidad del independentismo “es ponernos en situación de presión”, llevar al Estado “contra las cuerdas y luego decir que les estamos amenazando”, al tiempo que vaticinan un mes de julio y agosto “con muchos actos de exaltación” soberanista.

Que no entra en los planes del Ejecutivo, ni mucho menos, llevar los tanques a la Diagonal, eso lo esperamos todos. Suficiente tiene con articular medidas como una hipotética toma de control de los Mossos y de la Tesorería catalana, en aplicación del artículo 155 o acusar a las autoridades políticas catalanas de sedición si, utilizan a esa misma policía autonómica en el proceso unilateral de independencia

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría- ha justificado que Cospedal se limitó a “leer lo que dice la Constitución” y, por lo tanto, “no debería sorprender tanto”, aunque dice esperar que “no lleguemos a una situación en que sea necesaria el uso de la fuerza. Nunca he pensado que eso sea necesario. Nunca”,

Sea como sea, ni pensamos que se lleguen a sacar los tanques a las calles catalanas, ni esperamos que este problema se resuelva por obra y gracia del Espíritu Santo. Tienen que reunirse y dialogar tanto unos como otros. No podemos pensar que Cataluña se vea desposeída de sus derechos, ni que intenten una separación que no les vendría bien ni a los catalanes ni al resto de los españoles.

Si no hay diálogo, si se siguen manteniendo las posturas actuales, veremos un pueblo en la calle protestando contra el resto de los españoles.

No hay comentarios: